• Diego Silva

Celulosa Vegetal y Celulosa Bacteriana

Celulosa Vegetal


La celulosa es considerada como uno de los biomateriales más abundantes en el mundo, siendo posible encontrarlo en las plantas, como componente esencial de la pared celular. Aunque la celulosa está presente en casi todas las plantas, el algodón y la pulpa de madera siguen siendo las más importantes fuentes, por su riqueza en celulosa.


Durante las últimas dos décadas la producción de este polímero fue aumentando paulatinamente, superando, en 2016, los cien mil millones de toneladas anuales


La Celulosa es ampliamente utilizado en diferentes campos industriales como la producción de papel y textil. Además, algunos de los derivados de la celulosa se aplican en aplicaciones farmacéuticas como estabilizadores y agentes espesantes y en biotecnología para la inmovilización de proteínas.

Otra forma de producir celulosa es mediante el uso de bacterias y hongos.

 

NANO CELULOSA BACTERIANA (BC)


La Celulosa bacteriana (BC) es un polímero natural que tiene muchas características importantes tales como alta afinidad por el agua, viscosidad y porosidad. Estas propiedades permiten su uso en varios campos de la vida humana y también su posible uso para aplicaciones novedosas.



Nano Celulosa Bacteriana
Nano Celulosa Bacteriana


La primera mención a Celulosa bacteriana (BC) se remonta a 1886 en un artículo publicado por Brown, quien descubrió una película gelatinosa que cubría toda la superficie de un medio que contenía glucosa.


Después de cincuenta años, Barsha y Hibbert demostraron que su estructura química era similar a la de Celulosa Vegetal. Las propiedades de Celulosa bacteriana (BC) se consideran más favorables que las del

contraparte de la planta. Tiene la capacidad de retener humedad en la proporción de 309g de agua por gramo de peso seco, soporta temperaturas de hasta 150 ℃ cuando no se trata, y después del tratamiento químico puede soportar alrededor de 275 ℃ [21], lo que permite secar el polímero sin dañar su estructura. Al mismo tiempo, la Celulosa bacteriana (BC) tiene buena resiliencia, elasticidad y plasticidad.


Su biocompatibilidad, alta pureza y ausencia de impurezas como

La lignina, la pectina y las hemicelulosas hacen que la Celulosa bacteriana (BC) no sea tóxica y, por lo tanto, sea adecuado para uso médico y alimenticio.


La Celulosa bacteriana (BC) tiene la misma estructura que la celulosa vegetal pero sus propiedades físicas son diferentes. Además, la celulosa sintetizada por las bacterias se considera más valiosa porque su características son más adecuadas para la mayoría de las aplicaciones. Tiene mayor retención de agua.

capacidad hidrofilia y porosidad. Estas propiedades permiten que la Celulosa bacteriana (BC) sea utilizada como sistema de administración de fármacos, apósito para heridas, agente de ingeniería de tejidos y estabilizador.



La Celulosa bacteriana (BC) puede tener diferentes propiedades. Tambien es

posible funcionalizar La Celulosa bacteriana (BC) de acuerdo con la aplicación prevista.


Además, la producción de La Celulosa bacteriana (BC) es más respetuosa con el medio ambiente en comparación con el método químico utilizados para la obtención de celulosa vegetal, debido a la utilización de disulfuro de carbono (CS2) y metales pesados.


A pesar de todas las ventajas y la demanda comercial, el la Celulosa bacteriana (BC) rara vez se produce debido al alto costo y la complejidad de los medios estándar.



 


Aplicaciones y Usos de la Celulosa bacteriana (BC)


Debido a las diversas propiedades naturales de la Celulosa bacteriana (BC), se puede utilizar en muchas áreas diferentes. Como son la biomedicina, la biotecnología, la producción de alimentos, la industria textil y de maquinaria.


Algunas posibles aplicaciones de la Celulosa bacteriana (BC) se muestran en la siguiente Figura


Aplicaciones Celulosa Bacteriana
Aplicaciones Nano Celulosa Bacteriana


#celulosabacteriana #nanocelulosa


12 visualizaciones0 comentarios